Aepnaa menú

Principales causantes de las reacciones alérgicas   Alergia a proteína de la leche de vaca

volver

Alergia a proteína de la leche de vaca

Se habla de Alergia a las proteínas de leche de vaca (APLV) cuando un individuo, tras la ingesta de proteínas lácteas manifiesta una respuesta anormal (con síntomas que se pueden englobar dentro de las reacciones adversas a alimentos) y  en ese proceso hay un mecanismo inmunológico comprobado.

Dentro de estas respuestas inmunitarias conocidas como alergias, la mayoría son del grupo Hipersensibilidad inmediata.

Tras la exposición al alérgeno el sujeto se sensibiliza y produce anticuerpos específicos para algunas fracciones proteicas de la leche, son las inmunoglobulinas E (IgE) especificas, IgE anticaseina, IgE antibetalactoglobulina.

Después de una segunda exposición el antígeno se fija a las IgE y se desencadena una respuesta de diversa magnitud, es la reacción alérgica.

De todas las alergias alimentarias, es en la APLV en la que se producen más errores de clasificación, ya que la leche produce variedad de respuestas anómalas, alérgicas y no alérgicas. Y también fenómenos de intolerancia, como la intolerancia a la lactosa, el azúcar de la leche.

CLÍNICA

Frecuentemente se ponen de manifiesto los síntomas en el primer contacto aparente con la leche, como la introducción de  biberón. Incluso a veces durante la lactancia materna se ven síntomas por el paso de proteína a través de la secreción láctea como pueden ser la exacerbación de dermatitis.

En el caso de alergia a proteínas lácteas de hipersensibilidad inmediata (IgE mediada), la clínica aparece en menos de 60 minutos desde la toma, y la gravedad de los cuadros de alergia a la leche es muy variable dependiendo del grado de sensibilización y de la cantidad ingerida.

Además de por ingestión, la leche puede producir síntomas por contacto cutáneo directo o indirecto (besos, roces, vómitos) y también síntomas respiratorios por inhalación.

Por orden de frecuencia, lo más habitual son síntomas cutáneos, seguidos de digestivos o asociación de ambos y finalmente respiratorios y anafilaxia. En ocasiones, los síntomas son leves y poco valorados o no relacionados aparentemente con el alimento.

En el caso de alergia a proteínas lácteas no IgE mediadas, los síntomas tardan más en aparecer y pueden ser crónicos, llegando a afectar el estado nutricional. Destacan los síntomas digestivos aunque puede haber también síntomas cutáneos y respiratorios. El cuadro más típico es la enteropatía a proteínas lácteas, más conocido como IPLV (intolerancia a proteínas lácteas)

Una descripción más detallada de los síntomas se puede ver en Manifestaciones clínicas

PREVALENCIA

Las alergias alimentarias se encuentran en cualquier grupo de edad, siendo más frecuentes en la primera infancia. Al ser la leche el primer alimento no homólogo que se introduce en la dieta de un lactante, es la APLV la primera alergia que debuta, afectando a un 2% de la población.

En España el porcentaje de alérgicos a leche de vaca en el primer año de vida se sitúa entre el 0,36% y el 1,95%. Ocupa el tercer lugar en las patologías alérgicas detrás de la alergia al huevo y al pescado.

Los datos varían según la fuente consultada, por lo que es difícil cuantificar el número real de alérgicos.

Se habla de obtención de tolerancia en un 85% antes de los 3 años.

Son factores de riesgo para sufrir alergia a las proteínas de la leche de vaca los siguientes:

  • Rasgo atópico familiar
  • Administración precoz de PLV con posterior lactancia materna (biberón en maternidades)
  • Administración intermitente de PLV durante la lactancia materna

ALÉRGENOS

Las proteínas son las responsables de la alergenicidad de la leche:

  • CASEINAS: son el 80% de las proteínas de la leche entera:
    • Bos d8: alfa caseina (pm 23,6KD) 42%
    • Betacaseina (pm 23,9KD) 25%
    • Kappacaseina (pm19 KD) 09%
  • SEROPROTEINAS: las proteinas del suero son un 2% del total de la leche entera.
    • Betalactoglobulina (blg) bos d5 (pm 18,3 kd) 9%
    • Alfalactoalbumina(ala) bos d4 (pm14,2 kd) 4%
    • Seroalbumina bovina(bsa) bos d6 (pm 67 kd) 1%
    • Inmunoglobulinas bovinas (bgg) bos d7 2%
    • Otras proteínas en menor proporción: lactoferrina, transferrina, lipasa

Cuando comienza la lactancia artificial los niños reciben un tipo de leche conocida como leche de inicio y luego leche de continuación, la denominación médica correcta de este tipo de leche para alimentar a lactantes es fórmula adaptada. Estas fórmulas se fabrican a partir de leche de vaca, pero realizando modificaciones para acercarse lo máximo posible a la composición de la  leche materna. Se añade suero láctico para que la relación proteinas séricas/caseina pase de 20/80 de la leche de vaca a 40/60 que tienen las fórmulas adaptadas.

El inconveniente es el aumento que sufren en betalactoglobulina, esta es una proteína totalmente extraña para la especie humana ya que no existe en la leche materna. Por ello es una proteína muy alergénica que se introduce en la alimentación del lactante en el momento en que se están estableciendo los mecanismos de tolerancia inmunológica.

La caseina, también llamada alérgeno mayor se considera la responsable de la persistencia de la alergia.

DIAGNÓSTICO

Al igual que en otras alergias alimentarias el estudio alergológico consiste en:

Historia clínica

Pruebas cutáneas: prick  test a leche y sus fracciones. Se puede realizar con extractos comerciales, leche de vaca y fórmulas adaptadas.

Determinación sanguínea de IgE específica a las distintas proteinas.

Exposición controlada, si no hay causa que lo desaconseje: anafilaxia o reacción reciente

La suma de ellos, interpretado por el alergólogo es lo que establece el verdadero diagnóstico.

Una vez establecido el diagnóstico se realizan revisiones periódicas en las que el alergólogo evalúa la evolución. En el caso de la APLV, como el inicio suele ocurrir en el primer semestre de vida, es habitual realizar una revisión seis meses después del cuadro inicial. A partir de ese momento y hasta los 4 años de edad, en la mayoría de los casos, se revisa al paciente anualmente repitiéndose el estudio alérgico.

TRATAMIENTO Y CONSEJOS

Dieta estricta de eliminación de leche, derivados y productos que la contengan, mientras no se compruebe tolerancia.

Excluyendo también leche de cabra y oveja, ya que por la similitud de sus proteinas, puede producir igualmente reacción alérgica.

Si se mantiene la lactancia materna, la madre seguirá una dieta sin PLV.

Si se establece lactancia artificial se usarán fórmulas especiales siguiendo las recomendaciones del alergólogo. Se puede ver más información en la siguiente sección: Fórmulas especiales

Se debe prestar atención rigurosa al etiquetado de los alimentos, teniendo en cuenta que podemos encontrar lecho como alérgeno oculto. Las PLV se encuentran en lácteos y derivados, pero también están presentes en otros productos manufacturados como pan, fiambres, embutidos, pescados congelados, golosinas, conservas, cosméticos y medicamentos.

También es destacable la presencia de PLV en cantidades traza en alimentos que originalmente no las contiene, como consecuencia de contaminación industrial, debida a fabricación conjunta con otros alimentos que si tienen PLV, o en la misma cadena de fabricación.

Numerosos aditivos empleados en la industria proceden de la leche.

La lactosa, al ser un azúcar, no provoca una reacción del sistema inmunitario, pero hay proteínas que la acompañan y que no se pueden eliminar en los procesos de purificación y ellas pueden desencadenar reacciones en individuos muy sensibilizados.

Se recomienda siempre limitar al máximo el consumo de productos industriales.

También es muy recomendable que el alérgico porte, en un brazalete, pulsera o chapa identificativa, con letra clara y bien visible, su calidad de alérgico y a qué alimento en concreto lo es.

Se debe consultar al médico especialista la conveniencia de llevar adrenalina autoinyectable (ALTELLUS o JEXT), y que paciente, familiares y cuidadores tengan el entrenamiento necesario para su administración.

Se debe advertir siempre al médico y al farmacéutico la condición de alérgico y, aún así, ante cualquier medicamento, se debe leer cuidadosamente el prospecto en el apartado de composición.

MÁS INFORMACIÓN: ENLACES

Alergia a proteína leche de vaca – Protocolos diagnósticos de la Asociación española de pediatría, 2013

Alimentarse bien en la enfermedad – Alergia a la caseína

Normas dietéticas para alérgicos a plv – SEICAP

Alergia e intolerancia alimentaria

Alergia a leche y huevo en niños – SEAIC

Alergia a proteínas de vacuno - Hospital La Fe

Alergia leche de vaca

Alergia a Proteinas de Leche de Vaca

Imágenes:

Alergia a proteína de la leche de vaca

Destacados

  ALERGIA A ALIMENTOS Y AL LÁTEX. GUÍA PARA CENTROS EDUCATIVOS Y COMEDORES ESCOLARES. AEPNAA 2016   La guía, dirigida al profesorado y al personal de cocina y comedor de los centros educativos, expone todos los aspectos…
más info
Este protocolo, elaborado por AEPNAA y avalado por SEAIC, SEICAP y AEP, recoge la forma de actuar ante una reacción alérgica en la escuela. Lo rellenará el pediatra o el médico especialista en alergia y se entregará…
más info

Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex Avenida Manzanares, 62. Madrid 28019 - Teléfono: 915 609 496 - Mail:

FORMAS DE PAGO

  • Contrareembolso
  • Transferencia bancaria
  • PayPal
  • Tarjeta

Diseño web profesional SGM